El poder de las redes sociales aumenta en el país

Expertos las califican de principales hacedoras de opinión y vaticinan una mayor influencia de las mismas en el futuro
Unos años atrás era impensable que un mensaje o comentario difundido a través de internet de forma escrita o a través de un video pudiera prácticamente movilizar a los sectores más importantes del país en menos de 24 horas. Hoy, debido a las redes sociales, podemos ver como una persona desconocida logra que importantes grupos se organicen y luchen por su causa sin siquiera haber tenido contacto personal con ella y también se dan casos en que estas herramientas actúan negativamente y perjudican de una manera irreversible a figuras, entidades y hasta a gobiernos.Ejemplos de la situación sobran, pero los más recientes son la destitución del gobernador de la provincia El Seibo, tras darse a conocer un video porno que éste filmó con una joven con la cual mantiene o mantenía una relación sexual y el del caso del raso de la Policía, quien colgó un video en internet en el cual externaba su queja por los bajos salarios que reciben los agentes de la institución. En el segundo ejemplo en pocas horas se armó un revuelo tal en el país que incluyó el apresamiento de Daurin Muñoz, que así se llama el agente, y su posterior liberación, tras el apoyo recibido a través de las redes sociales, que luego se extendió a otros sectores de la sociedad civil y medios de comunicación. Asimismo, provocó que el asunto llegara a los tribunales con un recurso de amparo preventivo que buscaba que la institución del orden, que había advertido que esa acción “tendría consecuencias”, no lo sacara de sus filas. La presión obligó, además, al Gobierno a referirse al tema cuando el director de Presupuesto, Luis Reyes Santos, dijo que no existían condiciones para un incremento salarial para los policías en el 2016, debido a que ello “crearía un déficit fiscal”.El caso de Daurin, así como el del gobernador de El Seibo, Jesús Rafael Mejía, quien fue destituido por el presidente Danilo Medina a través de un decreto un día después de que se tuvo noticia del video y su circulación en el ciberespacio, mueve obligatoriamente a un análisis que conlleva a preguntarse sobre el real poder y trascendencia que están tomando las redes sociales, las cuales en sus inicios surgieron como un instrumento aparentemente inocente para “compartir” informaciones, fotografías y videos con amigos y familiares que estaban distantes. Pero a medida que ha pasado el tiempo éstas han cobrado un dominio tal que en cuestión de horas acaban con una reputación, fuerzan renuncias o provocan destituciones de funcionarios o gerentes de empresas reconocidas. También convierten en un héroe a una persona anónima.

El alcance y popularidad de Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, cuatro de las redes más usadas en el país y a nivel mundial, es aprovechado por políticos, instituciones públicas y privadas y hasta por los propios gobiernos, que las utilizan para comunicar informaciones o fijar posiciones sobre algún tema en particular. ¿Pero hasta dónde es beneficioso o perjudicial la situación que se da con estos instrumentos de comunicación online? ¿Realmente son tan poderosos como los percibe y vende la sociedad civil?, grupo que ha hecho de ellos su instrumento favorito de lucha, pues a través de las redes presionan a los gobiernos a actuar en determinada dirección, ayudándose de figuras públicas. Muchas veces, las autoridades han cedido a las peticiones de ciertos grupos, ante la crisis de imagen que le genera la avalancha de críticas que reciben a través de los contenidos difundidos en las redes, los cuales se vuelven virales en horas.

Sobre el particular, el politólogo y experto en políticas públicas de seguridad ciudadana Daniel Pou Suazo señala que las redes sociales en este tiempo se han convertido “en el otro mundo, la otra dimensión de la vida del ciudadano”, que las utiliza, sobre todo la clase media, con mucho éxito y poder, no tanto como en otros países que han provocado cambios tan significativos como el fenómeno de la llamada “primavera árabe”, el cual cambió políticamente a Túnez, donde se desmontó un aparato represivo de más de 50 años.

Son el principal factor de opinión pública

“Las redes sociales hoy en día, definitivamente en República Dominicana han ido ganando un espacio muy importante, y sobre todo en sectores de la capa media. Son el principal factor de opinión pública, moldean la opinión pública y llegan, incluso, a tener un efecto nocivo cuando son manejadas de manera inadecuada”, sostuvo al ser consultado por elCaribe.

Sin embargo, aclara que estas herramientas no son “ni buenas ni malas”, sino que son un vehículo o contexto de expresión y que es su contenido y el manejo que se le dé lo que las podría convertir en instrumentos positivos o negativos. En ese punto, dijo que muchas personas, incluidos los medios de comunicación tradicionales, inconscientemente en muchos casos, hacen un uso inadecuado de las mismas.

“El ejemplo es el caso de la violación constante de la privacidad de pacientes que van a hospitales, de personas que intentan cometer suicidios, de violaciones de derechos, de violaciones sexuales de menores que muchas veces llegan a difundir las fotos y la localización del menor, que en otras ciudades la prensa la maneja de una manera distinta”, adujo.

“Lo importante son los hechos positivos, las redes sociales han contribuido de manera definitiva a que el ciudadano tenga mayor capacidad de empoderamiento y tenga mayor posibilidad de manifestar su punto de vista y de convertirse en el gobierno invisible, en el gobierno inorgánico, de una nación”, dijo al preguntársele sobre el poder de estas plataformas digitales.

De su lado, el experto en tecnología Hiddekel Morrison entiende que en la actualidad las redes sociales son el medio y plataforma más influyente en la vida dominicana, “porque son donde se concentran los líderes de opinión y una masa racional que tiene acceso a conocimiento e información, así como un segmento de la clase social más baja y los que están estudiando tienen acceso a internet”.

“Eso ya se ha reflejado en la lucha del 4%, ¿dónde surgió la fuerza de la lucha por el cuatro por ciento para la educación?, esa lucha amarilla tuvo una gran fuerza de nuclear ese propósito y de coordinar las acciones en las redes sociales de la República Dominicana, igual que Loma Miranda, el tema minero y muchas otras luchas, porque las redes sociales son el elemento en ebullición”, señaló a elCaribe.

“Un tuit tiene el poder de la goma que se prendía antes”

Para Morrison, un tuit, un video o una fotografía que se comparte en estos medios, llamados no tradicionales, tiene el equivalente a la goma que se prendía en el pasado y a los obstáculos que se colocaban en las vías públicas para protestar y reclamar algo a los gobiernos.

“¿Quién como ahora, desde cualquier mensaje, puede entrar en contacto con el Presidente de la República, con una vicepresidenta, con un servidor público?, porque están en las redes y cuando se les hace una mención o se les pone un mensaje y el mensaje llega, entonces hay un tema de democratización de la información, de empoderamiento ciudadano, y ahí es que está la mayor fortaleza”, aduce.

El experto va más lejos y señala que una persona que tiene una gran cantidad de seguidores se convierte automáticamente en un medio de comunicación, con capacidad de influencia en la sociedad. “El que tiene más de 10 mil seguidores en Twitter o combinado entre sus redes sociales 50 mil, ya es un nuevo medio de comunicación, y ya la información no está secuestrada”, puntualiza.

¿Cuántos somos en internet?

En la actualidad la República Dominicana cuenta con 4.5 millones de personas con acceso a internet, de las cuales 3.6 o 3.7 tienen cuenta en Facebook; más o menos un millón tienen Twitter; más o menos 400 mil están en LinkedIn. El caso de YouTube es especial, pues las cuentas en esta plataforma superan los dos millones, pero muchos usuarios entran a la misma sin tener una cuenta oficial.

Publicado en el  http://www.elcaribe.com.do/2015/10/17/poder-las-redes-sociales-aumenta-pais#sthash.PIqW6hKO.dpuf

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *